jueves, 23 de marzo de 2017

Adidas: sexismo y agresividad.


Adidas, como otras muchas marcas comerciales, se decanta por la difusión de las ideas feministas extremas. Se adhiere a ellas no por su convencimiento ideológico, sino por lo que supone en cuanto a la consecuente captación de potenciales clientas y sus consiguientes beneficios económicos.

Y digo extremas porque es evidente que este spot está cargado de imágenes de mujeres agresivas en actitud agresiva. Una cuestión que está siendo ampliamente difundida por los medios a través no solo de la publicidad, sino sobre todo por el cine -mujeres boxeadoras en todos los anuncios. ¿Casualidad?-. Invitar y contagiar a la mujer hacia ese tipo de actitud extrema, creo que no sea la mejor solución para las tendencias por la que se ha decantado nuestra sociedad en su conjunto. Añadir más agresividad a la ya existente, es echar "leña al fuego". Pero en definitiva eso es lo que realmente se pretende.
Se procura el enfrentamiento intersexo, se fomenta mediante la difusión en los medios. A través de  este tipo de imágenes se le convence a la mujer de su fortaleza, de su determinación, de su poder... una vez convenientemente arengada, el spot añade con rotundidad... "nos han engañado". Las mujeres han sido engañadas según el spot de Adidas ¿Quiénes han sido los engañadores?, por supuesto la respuesta por contraposición es "los hombres"; ellos nos han engañado. Enviando así un mensaje subliminal de venganza hacia ellos: "tú puedes, enfréntate. Tú tienes el poder y la fuerza". Solo les quedaría por añadir, "la ley está de tu parte".
Y continúa el mensaje: "Pero nosotras tenemos algo más poderoso, la creatividad". Se menciona la palabra "poder", a la vez que de una manera secundaria se descalifica automáticamente a los hombres. Si nosotras tenemos algo más poderoso, es porque ellos no tienen esa capacidad. Ellos no tienen la capacidad de la creatividad -y por favor, no la confundan con la reproducción- La creatividad es la capacidad para generar nuevas ideas o conceptos. Algo que el hombre ha demostrado tener, y derrochar, durante toda la existencia de la humanidad. De otro modo no hubiéramos evolucionado. Continuaríamos en las cavernas.
De todos modos esta prédica feminista extrema se ha extendido sin remedio convenciendo no solo a la inmensa mayoría de las mujeres, sino también a muchos hombres: que el hombre carece de capacidades, que el hombre es un ser violento, por tanto primitivo, por tanto inferior. Esa es la prédica y la base sustancial donde se asienta toda la ideología feminista actual; la que está más en boga, la que está ya implantada a todos los niveles, la que nos sigue convenciendo de que eso es así, sin más. Palabra de dios; ponerlo en duda acarreará el castigo de los seres superiores. Y a este tren se han subido todos: medios, empresas, instituciones, organizaciones, individuos... porque es el tren que ahora va más rápido, se desplaza con mayor agresividad y ofrece mejores beneficios. Y si no te subes a él, no solo te quedarás descolgado del resto, sino discriminado, rechazado, sumido en el ostracismo, o incluso en algunos casos castigado por tu osadía.

El enfrentamiento conlleva agresividad, la agresividad desemboca en violencia, y ésta a la represión institucional y al castigo: en definitiva, una forma eficaz de control social. El Poder se frota las manos, ha conseguido desarrollar una forma de control eficaz y perfectamente disfrazado de evolución feminista o femenina.
Nos están manipulando. En esta ocasión, más claramente a la mujer, utilizando su sensibilidad hacia el feminismo, redirigiéndolo hacia unas formas de feminismo radical.

No hay comentarios: